¿Cómo rehabilitar tu ligamento cruzado anterior?

Para comenzar, queremos hacer una aclaración. Nos vamos a referir sólo a las lesiones de corte completo de ligamento cruzado anterior sin daño meniscal y con resolución quirúrgica.


Existen muchas técnicas quirúrgicas con las cuales pueden reparar tu ligamento cruzado anterior, la gran mayoría de las actuales son bastante eficientes y eficaces en volver a mantener la salud de la rodilla.


Pero antes de comenzar explicando cómo rehabilitarla luego del proceso quirúrgico, debemos entender qué es lo que hace un ligamento cruzado anterior y porqué nuestra naturaleza lo creó.



Hace mucho tiempo sabemos que los ligamentos son encargados de transmitir información sensorial (información aferente) a tu sistema nervioso central para que éste pueda controlar de mejor manera tu cuerpo. Antiguamente se veían sólo como estabilizadores pasivos, lo que es cierto, pero no del todo, ya que cumple muchas funciones activas, sólo que no de contracción.


Específicamente el ligamento cruzado anterior, cumple una función sensorial en la rodilla detectando desplazamientos principalmente anteriores y también desplazamientos posteriores y de rotación de la tibia con relación al fémur o del fémur con relación a la tibia. Ayuda a la estabilidad de tu rodilla para

cuando aterrices, cambies de dirección, saltes o corras, esta esté en la posición más efectiva y eficiente para la tarea.


Este ligamento se lesiona principalmente cuando tu sistema no es capaz de responder eficazmente a una perturbación interna o externa y su tejido entra en la zona plástica de deformación, es decir, se rompe porque las tensiones son mayores a las que el tejido puede soportar.


Luego del rompimiento del tejido, ocurre un gran edema e inflamación que cumplen con la función de proteger la zona y comenzar la recuperación. Lamentablemente, cuando el corte es completo o mas allá del 90%, no se puede recuperar por si solo y la estabilidad de la rodilla se pierde, por lo que hay que reconstruirlo quirúrgicamente.


Lesión por impacto

Luego de la cirugía, comienza el siguiente proceso más importante: la rehabilitación. Tenemos que señalar que esta publicación no tiene por ningún motivo el fin de que te rehabilites por ti solo ya que es muy peligroso y podría poner en riesgo tu salud. Es por esto que esta publicación tiene el fin de informar cuales son las directrices de una rehabilitación tomando en cuenta que son muchísimos factores que hay que evaluar antes de prescribir una rehabilitación.


En el primer período de la rehabilitación, típicamente los objetivos son favorecer una correcta cicatrización de los tejidos sin intervenir con mucho movimiento la zona, ya que esto puede generar desprendimiento del tejido y poner en riesgo el trabajo del médico. La inflamación debe estar, pero se tiene que controlar mediante una buena nutrición, regeneración activa y pasiva. Además, debemos evitar a toda costa el desentrenamiento de tu cuerpo, por lo que tareas de fuerza y desarrollo de infraestructuras metabólicas deben ser incorporadas en zonas del cuerpo que sí se pueden mover. Es por esto que el reposo es de la zona lesionada, no del cuerpo completo. Cabe señalar que, en un primer período, días después de la cirugía, el movimiento de otras partes del cuerpo debe ser muy progresivo y con mucho cuidado debido a los efectos secundarios de la anestesia. Además, la carga de peso sobre esa pierna es nula.

Ejemplo de entrenamiento tren superior con inferior lesionado


Durante este proceso agudo es imperativo agregar movimientos de fuerza como press de banca, press verticales con mancuernas, curls de bíceps, remos o trabajos con poleas sentados para evitar atrofia muscular y, sobre todo, estimular la testosterona y hormona del crecimiento, cruciales para la nutrición y cicatrización de la reconstrucción. Recuerda que las hormonas tienen una acción sistémica, no local, por lo que la liberación de ellas actuará en todo el cuerpo. Además, el ejercicio de fuerza puede ayudarte con la disminución del dolor. Insistimos que este proceso debe ser guiado presencialmente por un kinesiólogo y no ser llevado por la persona.


Cuando el médico comienza a dar las instrucciones de cargas de peso y el rango de movimiento comienza a aumentar en conjunto con la disminución del miedo y el dolor, se pueden integrar tareas coordinativas de miembro inferior sin carga de peso externas y sin requerimientos de alta velocidad. Recuerda que el ligamento es un sensor de tu cuerpo. Si no tienes una correcta sensación, tu cuerpo no sabrá cómo desarrollar la fuerza o la velocidad.


En los mitos y leyendas de esta profesión, los usuarios siempre creen que solamente debemos preocuparnos de la musculatura del muslo para fortalecer la rodilla. Esto es por lejos una muy peligrosa mentira, ya que la rodilla es estabilizada por el pie, por la cadera que al ser parte de la pelvis, es estabilizada por el core y es parte de nuestro pilar. Por lo que las mejores terapias se enfocan en construcción de patrones de movimiento como tracciones y empujes de tren inferior y superior para construir la infraestructura mecánica y metabólica que

Somos un todo conectado por todo


Así que, bajo este punto de vista más holístico, debes fortalecer todo tu cuerpo para preparar el retorno, con movimientos como las sentadillas, los pesos muertos, las planchas, los press de bancas, etc…


Cuando ya es posible incorporar la recepción del peso y algo de velocidad, es muy importante tener el cuerpo completo más fortalecido aún que el período pre-lesión, ya que debemos evitar a toda costa la re-lesión. La incorporación de la pre-pliometría es fundamental y los trabajos de pliometría lineal comenzarán en este período.


Una vez que la base para la velocidad está construida, el médico expresamente nos dice que podemos realizar movimientos de campo, comenzamos a aplicar métodos multidireccionales, lineales de pliometría, habilidades de movimiento, fuerza y potencia para que tu sistema comien

Atleta MS en su 3er mes de rehabilitación de LCA cargando un Goblet Squat

ce nuevamente a moverse de la manera que se tiene que mover. A este punto de la rehabilitación, debes ser altamente competente en cómo calentar, regenerarte, nutrirte, descansar y cuidar de tu rendimiento para comenzar el reintegro.


Por último, nuestros estándares de alta no son un triple hop test o cuanto puedes cargar a una


pierna, en palabras simples, la persona está de alta cuando puede manejar variadas cargas, a variadas velocidades, consistentemente en el tiempo, con tareas de reacción a estímulos, en distintos ambientes y con distintos objetivos. Es por esto que decimos: la persona no está de alta hasta que está de alta.


En esta publicación no hemos mencionado tiempos de cada etapa ni delimitado etapas claras, ya que es altamente dependiente del individuo, la tarea y el ambiente de rehabilitación. Además, si eres paciente o usuario de algún centro de rehabilitación y no están aplicando estos principios, te tienen botado, con maquinas en tu rodilla y jamás te han educado, sal de ahí lo antes posible y busca un buen equipo que te ayude en tu proceso y no te deje solo leyendo una revista.


Atte. Equipo Rehab MS

By Marcelo Arancibia P.

144 vistas1 comentario
chatea con nosotros